Según Apple, aproximadamente nuestros equipos mac están diseñados para tener 10 años de actualizaciones. Eso no quiere decir que tienes que dejarlo de usar. Tu equipo mientras arranque, funcione y haga las funciones que tu necesitas, podrás seguir utilizandolo. Si tienes que tener en mente, que después de estos 10 años, el equipo no pueda soportar la versión macOS más actulizada.
Esto suele pasar, porque los sistemas operativos deben seguir avanzando para los equipos Apple que se fabrican nuevos, software de terceros y grandes compañías, piezas nuevas y un largo etcétera en el mundo de la tecnología que se va actualizando.
La pregunta ahora mismo que muchos usuarios se están haciendo sin duda, antes de ponerse a descargar la actualización, hay que comprobar si tu Mac, iMac, MacBook, etc es compatible con macOS que quieres.


Información del Sistema


Para abrir Información del Sistema puedes hacerlo pulsando la tecla Opción y seleccionando el menú Apple (icono de la manzanita) > Información del Sistema, que se abrirá con un informe del sistema de tu ordenador Apple.
Actualmente, se pueden encontrar un total de 18 versiones diferentes de macOS, aunque previamente se conocía como Mac OS. Hay que destacar en este sentido que todas estas versiones más allá de un simple número, también cuenta con un nombre de un lugar reconocido.
A continuación te ofrecemos una lista de las últimas 8 versiónes con los nombres en código de las versiones de OS X:

  • macOS X 10.11: El Capitan (Gala) - septiembre 2015
  • macOS 10.12: Sierra (Fuji) - septiembre 2016
  • macOS 10.13: High Sierra (Lobo) - septiembre 2017
  • macOS 10.14: Mojave (Liberty) - septiembre 2018
  • macOS 10.15 Catalina (Jazz) - octubre 2019
  • macOS 11 Big Sur - noviembre 2020
  • macOS 12 Monterey - octubre 2021
  • macOS 13 Ventura - junio 2022

Tablas de versiones



También hay que recordarte que aunque en estos 10 años puedas actualizar el sistema operativo, el equipo tiene que tener un mantenimiento preventivo al año y que puedes actualizar/añadir piezas para que tu equipo pueda sobrellevar estas actualizaciones de software. Ampliar la memoria ram (sino está integrada en la placa base), cambiar tu disco duro mecánico por un SSD para que la velocidad aumente considerablemente, limpieza interna del equipo para que los ventiladores ventilen correctamente el equipo, mantener la pasta térmica en buen estado para que disipe bien el calor, etc…